Ablandar el corazón del abolicionista, abogar por la defensa del acusado, por sus actos celebres en la vida sin prejuicios morales.

O participar en el baño turco de Dominique Ingres, sin arropar el cuerpo prejuiciado desde la antigüedad, o posar como las plumas eréctiles de la abubilla.

Correr al desnudo, en un campo de completo adornado por girasoles, o nadar al desnudo por el extraordinario Asturias creación de la imaginación por la supervivencia.

Escritor Desconocido

14 Noviembre 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s